Solicitar una demo
    7 de julio de 2021

    Lograr el equilibrio entre la prevención del fraude y la experiencia del cliente

    alternating-content-23

    Es imposible exagerar el riesgo de fraude para las compañías y los consumidores, sobre todo cuando las industrias del comercio electrónico y las billeteras digitales experimentan un enorme crecimiento. En 2020, casi el 50 % de las compañías que participaron en la Encuesta mundial sobre fraude y delitos económicos de PwC informaron que han afrontado casos de fraude en los últimos dos años. Se estimó que el costo total de dicho fraude rondaba los $42 000 millones. 

    Estas cifras demuestran que la prevención del fraude es extremadamente importante, pero las compañías deben tener en cuenta el costo para el consumidor cuando implementan sistemas de prevención del fraude. Suele ocurrir que estos esfuerzos no logran un equilibrio entre detener las transacciones fraudulentas y ofrecer una excelente experiencia del cliente.

    O bien son demasiado estrictos, lo que genera dolores de cabeza y obstáculos para el consumidor, o bien son demasiado permisivos, lo que facilita a los estafadores el acceso a la compañía. Si quieres descubrir cómo equilibrar ambos aspectos, continúa leyendo.

    Decisiones rápidas, pero correctas

    Ya sea que compres por internet o en una tienda minorista física, no querrás tener que esperar a que aprueben tu tarjeta. Los clientes esperan que los tiempos de procesamiento sean velocísimos, y si tu empresa no ofrece dicha rapidez, es probable que se vayan a otro lado a comprar los mismos productos.

    Además, las decisiones deben ser precisas. Si alguna vez te han rechazado la tarjeta de crédito o débito en un viaje o en una compra grande, sabrás lo irritante que puede ser. No solo que los clientes pueden sentirse avergonzados, sino que también puede generarles un problema. Por ejemplo, si solo llevan una tarjeta, los pones en una situación perjudicial con una declinación en falso que impide que completen la compra. 

    Lo mismo ocurre con la banca en línea, como en las solicitudes de préstamos o cuentas de crédito. Las personas quieren obtener decisiones en segundos, no un aviso para llamar a un número de teléfono a fin de consultar la decisión o una carta que se enviará dentro de varios días hábiles. Las compañías deben invertir en soluciones de detección del fraude que puedan generar decisiones sobre la aprobación de las transacciones con rapidez, pero que también puedan impedir la realización de pedidos fraudulentos que dan lugar a los contracargos y la pérdida de inventario.

    Un enfoque proactivo para prevenir el fraude

    La idea que predomina en torno a la prevención del fraude es que debes elegir entre optimizar tu sitio web para detener el fraude o ofrecer una excelente experiencia del cliente. 

    Si bien quizás fue así hace varios años, la tecnología moderna de aprendizaje automático ofrece una mejor solución para las empresas que puede detener los ataques de fraude y ofrecer una experiencia de compra fluida a los clientes simultáneamente. En la actualidad, podemos comparar millones de puntos de datos para realizar una valoración precisa del riesgo de cada transacción, todo en cuestión de segundos. 

    Las soluciones modernas contra el fraude pueden utilizar los datos del comportamiento del cliente, el historial de transacciones, los datos biométricos y mucho más a fin de ayudar a eliminar los falsos positivos y a mejorar la precisión de la detección del fraude.

    Prevención del fraude vs. experiencia del cliente

    Tratar de encontrar el equilibrio perfecto entre prevenir el fraude y ofrecer una sólida experiencia del cliente es una tarea difícil. Cuando las empresas se enfrentan a grandes cantidades de transacciones fraudulentas, suelen trasladar al consumidor los costos que estas generan. Al mismo tiempo, cuando intentan impedir la aprobación de pedidos fraudulentos, suelen causar molestias al consumidor con las declinaciones en falso y los interminables pasos de verificación de la identidad.

    Vesta puede ayudarte a atenuar este problema. Nuestra solución para combatir los ataques de fraude incluye una valoración del riesgo muy precisa que las empresas pueden utilizar para informar la aprobación de nuevas transacciones, todo basado en modelos propios de aprendizaje automático entrenados con 2 billones de puntos de datos. 

    Vesta

    Otras publicaciones que te pueden interesar