Afrontar el fraude moderno requiere la protección de los dispositivos de pago en tiempo real

    Shim PYMNTS interview #2

    Este artículo, en el que participa el Director de Finanzas de Vesta, Shim Steinmetz, es una reimpresión de PYMNTS.com. El artículo original de PYMNTS.com se puede encontrar aquí.

    En el ecosistema empresarial actual que evoluciona con rapidez y está cada vez más saturado, elegir al socio adecuado es importantísimo.

    Pero como ocurre con todas las grandes preguntas de la vida, la respuesta no siempre es obvia y tiende a variar en función del entorno operativo.

    Eso se debe a que una cosa tiende a llevar a la otra.

    “La pregunta más frecuente que recibimos es: ¿por qué deberíamos asociarnos con ustedes?” Shimon Steinmetz, director financiero de la solución de evaluación de riesgo y prevención del fraude de Vesta, le dijo a PYMNTS. “Pero el matiz de ese sentimiento cambia según la región”.

    Steinmetz explicó que determinados clientes de Latinoamérica tienen bajos índices de fraude, y para su empresa es crucial hacer mucho hincapié en resolver los problemas de autorización.

    “En zonas geográficas como Latinoamérica, tienen quizás 5 o 2 puntos básicos de fraude, por lo que no creen tener un problema de fraude. Pero al mismo tiempo, la región tiene un índice de autorización del 70 %, o del 65 %. Están rechazando todo. Como rechazan el 40 % de su volumen, no tienen un problema de fraude”, señaló.

    Por otro lado, en las regiones con índices elevados de fraude, es importante adoptar un enfoque diferente que enfatice la capacidad de ayudar a resolver e indemnizar el fraude en los pagos, ofreciendo un nivel adicional de protección de las autorizaciones para optimizar el proceso de pago y garantizar que las transacciones legítimas se aprueben sin problemas.

    Los estafadores se mueven rápido, las empresas deben hacerlo más rápido 

    El estudio de PYMNTS revela que la FinTech promedio pierde 51 millones de dólares por fraude cada año, lo que representa alrededor del 1.7 % de los ingresos anuales, y muchas empresas pierden incluso más que eso por los estafadores cibernéticos y otros actores maliciosos.

    Por eso, más de ocho de cada 10 Directores de Finanzas (85 %) afirman a PYMNTS que están dispuestos a priorizar los controles del fraude en los pagos entrantes. 

    “En el ámbito de la autorización, sobre todo en los mercados emergentes, los niveles de autorización se mantienen deliberadamente bajos como herramienta para gestionar el fraude. En Norteamérica y Europa, en industrias de alto riesgo de fraude como los viajes, las tarjetas de prepago y las criptomonedas, el índice de fraude es bastante activo, ya que los estafadores han proliferado y esas industrias se han expandido y trasladado a Internet”, dijo.

    “No mereces hacer negocios si no atiendes una necesidad de tus clientes... y el propósito de nuestra compañía es poner más dinero en el bolsillo de un comerciante y menos dinero en el de un estafador”, señaló Steinmetz.

    Esto se debe a que el fraude es un problema casi universal, por lo que resolverlo es una ventaja competitiva clave.

    Pero la solución se reduce a los matices que se explotan.

    “Con la COVID, como bien sabemos, se produjo un cambio en el comportamiento de compra hacia los canales en línea, lo que hace que sea extremadamente relevante garantizar que tus clientes sean tus clientes y que el dinero que gastan vaya a tu bolsillo, por lo que la autorización se está convirtiendo en un importante indicador clave de rendimiento (KPI)”, indicó Steinmetz. “Solo en el mundo digital, pasamos de las tiendas a lo digital en la computadora de escritorio, a lo digital en la computadora portátil, a cualquier lugar con wifi y a las compras digitales en el teléfono”.

    Este cambio hacia la creciente prevalencia del comercio en línea y los pagos digitales marca un cambio fundamental en la forma de operar de las compañías.

     “La industria está cambiando al aprendizaje en tiempo real en lo que respecta al fraude, porque los estafadores ahora operan en tiempo real”, añadió Stenmetz.

    Un cambio de guardia 

    Steinmetz explicó que, en el ciberespacio, “existe algo llamado ataque de día cero, que básicamente significa que te van a atacar desde el día cero, y lo van a hacer incluso antes de que sepas cuál es la solución. Porque los actores maliciosos van muy por delante de ti. Se necesita un sistema más avanzado y adaptable, que los modelos basados en reglas no pueden proporcionar”.

    Esta nueva realidad ha llevado a las empresas a abandonar los sistemas tradicionales de autorización y detección del fraude basados en reglas, en favor de las tecnologías de vanguardia de aprendizaje automático.

    “Ese cambio de los sistemas basados en reglas al aprendizaje automático es absolutamente fundamental en la tecnología”, dijo Steinmetz.

    El motivo es que los estafadores y los actores maliciosos tienden a atacar los puntos de conectividad, y cuando aparecen nuevos puntos de conectividad, las operaciones secuenciales de las protecciones basadas en reglas suelen romperse o necesitan ser reentrenadas para comprender este nuevo vector.

    Por el contrario, las defensas basadas en inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático pueden aprovechar las pistas contextuales y de comportamiento para identificar, marcar y neutralizar los ataques de los actores maliciosos de una manera mucho más holística.

    Y con la introducción de nuevos dispositivos en el mercado, que crean nuevos puntos de conexión y vulnerabilidades vectoriales, la importancia de utilizar una protección contra el fraude flexible y en tiempo real seguirá creciendo.

    Vesta

    Otras publicaciones que te pueden interesar